viernes, 11 de diciembre de 2009

Como me puse de parto

Eo!!

Que tal?? El jueves hará 3 meses que nació mi pequeño, mi Biel. Y ahora ya nos conocemos bastante. Y ya empiezo a llevar un control de las horas y a hacer más cositas que dedicarme sólo a él y a la casa. Todo se pone en regla. Y bueno... iba siendo hora de que os contara como me puse de parto, no??



Pues todo empezó el jueves 19 de febrero. Ese día tenía visita con la ginecologa a las 14:30 y allí que me fui muy puntual. Me dijo que el niño estaba bien, aunque no estaba encajado si que estaba cabeza abajo. El cuello del utero estaba como al principio. No había ningún cambio. Me dijo, sales de cuentas el día 28 de febrero. Pero esto parece que está muy verde. Si en la próxima visita todo está igual quedaremos para fijar una fecha y hora para provocar el parto.

No me gustó mucho la idea, yo quería tener un parto lo más natural posible. Quería que mi hijo viniera al mundo cuando él estubiera preparado para venir. Pero pensé, tu di lo que quieras que yo intentaré darte largas para eso. Al menos todo lo posible. Justo antes de marchar me dijo puede ser que te pongas de parto, eh?? Que aunque está todo muy verde, todo puede cambiar en cuestión de segundos. Y recuerda que al haberte tocado puede ser que sientas alguna contracción.

Pues nada mi niño (mi pareja) y yo nos fuimos y yo un poco triste porque no tenía al bebé encajado, porque no tenía el cuello del útero ni un poco borrado, y porque me había dicho que me provocarían el parto. Total que lloré un poco, por las hormonas y por que yo desde un principio había dicho que quería si era posible un parto natural. Sin oxitocina, sin epidural (si lo aguantaba), quería que me pusieran a mi niño nada más nacer en mi pecho, y si podía ser que mi marido cortara el cordón, bueno... pues cosas que cuando estás embarazada piensas que es lo mejor tanto para el bebé como para nuestra relación.

Así que nos fuimos a casa de mi madre y se lo contamos. El niño según los cálculos nunca pesaba lo mismo, pero apuntaba a grande. 3,200 kg dijo, o 3,600 kg según donde le mida... así que ya veremos.
Y nos vinimos para casa, mi marido a trabajar y yo para casa. Aquí estube toda la tarde con alguna que otra contracción, cosa normal después de la visita a la ginecóloga, y me fui a pasear, que dicen que va bien para encajar al bebé y estas cosas. Pero cada 30 minutos o cada hora, o cada 15 minutos.... grrrrrrrrrr pero... esto que es?? otra contracción!! bueno, pues nada, pensaba yo, esto es que la ginecóloga hoy ha tocado más de la cuenta. Y nada, llegó la noche, cenamos... y a la cama. Y con contracciones, pequeñas e irregulares pasé la noche. Pero no era nada que no se pudiera aguantar. Así que a dormir lo que se podía.
A la mañana siguiente... uuuuuuuuuuf. Estaba rebentada, pero tenía que ir a entregar unos papeles al Consell Comarcal para lo de la ayuda a la emancipación de ZP. Y no queríamos tener los papeles aquí en casa cuando llegará el peque. Así que... de excursión y yo con mis contracciones. Cuando volvimos para casa, llamé a mi madre por si le apetecía venirse a caminar un poquito. Realmente el cuerpo me pedía caminar, pasear, aire fresco. Y nos fuimos a pasear por el caminito del río. Y yo entre las contracciones, y los pipis... porque no olvidemos que una embarazada con esa pedazo de panza... aguanta poco rato los pipis en la barriga. Y ya me veis a mi... cada poco... haciendo un pipi como podía al laíto del río. La verdad es que aunque quería caminar, estaba bastante cansada, llevaba ya unas cuantas horas con contracciones, y aunque suaves e irregulares... y el peso de la barriga y los nervios de los últimos días, la pena de lo que me había dicho la ginecóloga (provocar el parto) y el sindrome del nido... (me había vuelto loca con los trapos, la fregona, moviendo muebles...) pues estaba... como si me hubiera pasado una apisonadora por encima.
Y nada después del paseo con mi madre, me vine para casa a hacer la comida y a esperar a mi marido. A las 5 él se fué a trabajar y yo salí con mi carro a comprar. La gente me preguntaba: niña, te encuentras bien??? Quieres sentarte???
Y yo: no, no... voy a hacer unos recados y me voy para casa. Cuando volvía del súper, las contraccciones empezaron a ser más fuertes, y como no... volví a llamar a mi madre que estaba en casa a 14 km de la mía. Y le pedí que me viniera a buscar, que no quería estar sola en casa, y que me apetecía ir a mi pueblo. Y como que una madre es una madre y la mía es muy buena... dejo la plancha aparcada y se montó en su coche y me vino a buscar incluao con delantal. aiiiiiiis que guapa es.
Y nos fuimos a casa y nos sentamos en el sofà a charlar. Y después le dije, que me apetecía banyarme. Llenamos la bañera y mi enorme barriga y yo nos metimos en el agua calentita. Y no podría explicar lo que sentí, pero me cambió todo, las contracciones, no las notaba, todo se relajó, y después de un buen rato en remojo salí (toda una aventura también lo de salir de la bañera).
Y le pedí a mi madre ir a dar una vuelta en coche para ver el mar, ese mar de mi pueblo que no lo encuentro en ningún sitio más, y lo olí y me sentí estupenda. Cargada de energia entre el baño y el olor del mar la invité a tomar una cervecita, la cervecita de los viernes. Las dos en el bar. Charlando, llamamos a mi padre y después me trajeron a casa. Valen un imperio!!
Y llegó la noche, y con la noche las contracciones volvieron y empezaron a ser un poco más dolorosas, pero se podían aguantar. Me senté en mi pelota de pilates y empecé a hacer los ejercicios que nos habían enseñado, para encajar al bebé y porque además allí sentada y rodando me sentía los riñones mucho mejor. Hacía la 1 de la madrugada desperté a mi marido que se había dormido en el sofà, y le dije, vamos a la cama a descansar. Que esto empieza a doler. Y a las 3 de la madrugada... me desperté con un frío.... un tembleque, un dolor de barriga... un mareo... lo tenía todo y no tenía nada. Empecé a tener diarrea, ganas de vomitar, mareo... sentía que debía tener fiebre. Volví a la cama y me tapé estaba tiritando. Y de pronto sentí ganas de devolver. Y entre el cogín de "gordas" para dormir más comoda, la barriga, el mareo, el frío y las contracciones.... No tube casi tiempo de avisar a mi marido que cuando me pudo ayudar a levantar... ya había vomitado encima de las cortinas. Y ya eran las 3:30 de la madrugada y ya nos veis haciendo limpieza general en la habitación. Oh!!! eso si que no lo podía aguantar!! jejeje El termometro marcaba 37'5º. Así que llamé a la clínica, me dijeron que las comadronas no estaban, que si yo iba allí las llamaban. Pero me dió bastante palo, ir. Pero me preocupaba la fiebre, así que empecé a beber agua. Y llamé a la seguridad social y me dijeron que me tomara un gelocatil. Me tomé medio pero... todo lo que entraba en mi cuerpo... salía. Así que acabé de pasar la noche como pude. Las contracciones eran irregulares, empezaron cada 30 minutos, 20 minutos, 15 minutos... y así hasta que fueron las 7:30 de la mañana que eran cada 10 minutos. A las 8:30 llegó mi madre, porque mi marido se tenía que ir a trabajar y yo estaba convencida que no estaba de parto, pero no quería estar sola en casa. ´No me encontraba bien para ello.
Cuando llegó mi madre me dijo: Ahora has tenido una contracción??? Y yo: si, como lo sabes??
mama: por la cara que has puesto hija.
yo: ah!! vale
mama: otra??? hija??? otra??
yo: si. por??
mama: hija, que sólo han pasado 5 minutos.
yo: No pasa nada, no te preocupes, seguro que la próxima no llegará hasta dentro de un cuarto de hora o así son irregulares.

Pero no fue así eran cada 5 minutos y a las 9:30 me obligó a llamar a mi marido para que viniera para ir a la clínica. Pero yo primero llamé a las comadronas, por si me lo podía ahorrar, yo estaba bien en casa. jajaja La comadrona me dijo: espabilate y ven para acá.
Bueno, que como la CaprichosaMafalda es muy cabezota... no consintió llevarse la maleta. Sólo llevé las cosas del niño y porque las tenía en la entrada de casa, hacía un par de meses. Pero mis cosas y las del papi, no me las llevé.
Yo no quería ser la típica madre primeriza que tiene que ir 20 veces con falsa alarma. Yo no quería. Mi marido esa noche tenía una cena con todo la gente con la que había estudiado el EGB. Porfavor, como iba a ser ese sábado el día que yo me iba a poner de parto???
Si me dejo la maleta en casa... seguro que las contracciones paran, y la fiebre me baja y yo me vuelvo para casa.
Nada más llegar nos visita la comadrona, Maria Àngels, un cielo de mujer, un amor, me miró y me dijo, de momento te vas a una habitación, a una que es muy bonita y te vas a meter en la cama y te vamos a poner suero, porque si andas devolviendo... no es bueno para el bebé...
Y entonces me convenció. De momento me quedo. Pero por la tarde me voy, eh?? que mi marido tiene una cena y no quiero que se la pierda.
Y ella esbozó una sonrisa que acabó en carcajada y me dijo: si se la pierde será buena señal, no te preocupes.
Y estube todo el día en aquella habitación con mi marido mis contracciones cada 3 minutos, con infermeras que iban y venían para controlar mi temperatura, mis contracciones y todo. Mis padres también vinieron. Y después mi hermana, y entonces mi madre les explicaba: Cuando veníamos para la clínica la niña (yo) le decía a él (mi marido) que opinas de la adopción para la proxima vez?? y todos se reían... y yo me los miraba con cara de dequeosreiis que lo decía en serio.
Y bueno, hacía las 6 dela tarde les pedí que porfavor nos dejaran sólos, las contracciones empezaron a ser más dolorosas y no quería que me vieran así. Con que fuera mi marido el que me viera con la cara retorcida... había más que suficiente. jejje
Y nada entonces llegó la ginecóloga: Y me dijo: que cómo lo llevas??
yo: bien!! muy bien!! aquí pero nos tenemos que ir. Porque él tiene una cena y yo me iré a casa de mis padres. La ginecóloga me miró con cara de peroquedices?? y lo miro a él con cara de tunotemuevesdeaquí y a ella no le hagas ni caso.
Total, que me inspeccionó y me dijo, has dilatado un centímetro.
Y yo: Que??? sólo?? con la de contracciones que he tenido??? bueno, lo ves??? así me puedo ir a casa.
Gine: Mira, te vamos a romper las aguas para ver si estan limpias porque ya llevas mucho rato.
yo: NOOOOOOOOOOOO!!! Que si me rompes las aguas... me pongo de parto. Y hoy no puede ser.
Gine: jajaja pero si tu ya estás de parto!!! Y hace horas!!!
yo: ah!! si??? pues pensaba que sería algo más duro. (claro no fué duro porque no dilaté) Eso es lo que pienso yo.

Bueno, las aguas estaban limpias y me dijo, te vamos a poner oxitocina para ayudarte a acelerar el proceso. Total que dije que si. Y eso que en mis pensamientos más profundos no era lo que quería. Me dejaron la oxitocina 5 minutos y volvió la gine y me dijo: Te vamos a hacer una cesàrea, llevas mucho rato, no has comido, has estado con vómitos, fiebre, diarreas, y quizá al final, cuando estés dilatada, no tienes fuerzas para empujar.
A partir de aquí dejé de escuchar. Yo lo que había querido durante todo elembarazo era tener un parto lo más natural posible, como lo habían tenido mi madre, mis "agüelas" y todas las mujeres a lo largo de la historia. Se me cayó el cielo encima. Tendría que estar sola en ese momento, no podría estar con mi marido, él se lo perdería y yo también... buuuuf sólo de volver a pensarlo vuelvo a llorar. Pero bueno... como dice mi marido... no debo atormentarme con eso, porque no hay vuelta atrás.
Y nada, vinieron, me sondaron, me montaron en una silla de ruedas y se me llevaron para el quirófano, en la entrada estaban mis padres, mi hermana, mi cuñada, y allí me despedí de mi marido y de todos ellos. Ya en el quirófano empecé a sentir dolor, no sé si estaba dilatando o es que me molestaba la sonda, me caían lágrimas, y la comadrona me abrazo y me dijo que no me preocupara que todo iba a ir bien, y que sinecesitaba alguna cosa se lo dijera, y me dió un beso que me reconfortó mucho. y bueno... me pusieron la epidural, me estiré, me ataron los brazos en cruz (que digo yo.... porque??? que se piensan que me iba a escapar de allí haciendo el pino con mi pedazo de barriga???) Y eran las 20:00 cuando entré y de repente... oí un lloro. Y pregunté: Ya está?? Es Biel?? ya está aquí??? Está bien?? dejarmelo ver.
Me lo pusieron en la cara, era precioso, no he visto jamás nada más precioso que mi niño. Era más guapo de lo que hubiera podido imaginar. Tenía una carita de pena, lo habían sacado de su cabaña de agua, no estaba arrugado, estaba limpio, apenas había sangre en su cuello, y de la grasa que les cubre el cuerpo... tampoco había nada, sólo en sus inglés. Cuando lo llevaron a la camita donde hay la estufa para vestirlo y lo vi entero desnudito... dije: Uuuiii decir a mi familia que traigan más ropa!! está le va toda pequeña!!!
Mi hijo midio 53 centímetros y peso 3,970Kg. Un tiarrón!!
Me preguntaron si quería que el niño se quedara en el quirofano mientras me cerraban y esas cosas, les dije que no, que se lo llevaran a mi marido.
Cuando me llevaron a la habitación, me colocaron en mi cama, la comadrona me ayudo a encontrar una postura correcta, y me colocó a mi niño en el pecho. Y el muy glotón mamó y mamó horas!! yo lo miraba y flipaba!!! era mi hijo!! lo tenía!! por fin había llegado y todo había valido la pena. Incluso que mi marido se perdiera esa cena. jejeje pobre...
Y nada, sabeis de que me enteré mientras el pequeño mamaba?? pues que mientras yo estaba en el quirófano... toda la familia al completo, mi padre, mi hermana, mi cuñada, mi marido y mi madre estaban mirando el Barça-Español en la habitación y que no había nadie esperando a mi bebé en la sala de espera!!! por diós!! si es que el futbol y el barça va a acompañarle toda la vida.
Y bueno... si has llegado hasta el final, verás que al principio del post pone que hace 3 meses, pero es que olvidé la contraseña, y hoy... me ha venido a la cabeza como un tiro. Y lo he acabado de escribir todo. Y he revivido muy buenas sensaciones y sentimientos aunque también he recordado lo de la cesarea, cosa que no olvido nunca, y que siempre me pesa, y cada 3 por 4 me hace derramar lágrimas.
Pues el día 21 de este mes, mi niño ya cumplirá 10 meses y está loco por caminar. Se quiere soltar de las dos manos, pero no se le puede soltar porque se haría la primera brecha!!

Petunicus a todos.

2 comentarios:

Otoño dijo...

Mafaldaaaa ay dios mío lo que me he perdido en este tiempo!! Me lo he leído todo del tirón porque me ha hecho muchísima ilusión!!!
Pensaba que no habías vuelto a publicar por el bloglines no me lo ha avisadooooooo

El segundo no puede ser adoptado! El segundo se tiene que llamar Eloy, que me lo prometiste jajaja :P

Te mando millones de besos para repatir entre los papis y Biel. Tienes que ponernos más fotillos!

yaves dijo...

jo que chulo, me ha encantado el relato y me ha hecho gracia que creyeras que no estabas de parto, con lo aprensiva que soy yo habría ido al hospital como un tiro jajaja
espero que el pequeño aprenda bien a andar y pase buenas navidades

bessitos